Bienvenidos a Comunícate ... "Nuestros sueños pueden convertirse en realidad, si los deseamos tanto como para ir tras ellos" ... "No es feliz el que hace lo que quiere, sino el que quiere lo que hace" ... Este es tu espacio ... Comunícate .-

jueves, 3 de mayo de 2007

"Nunca estamos vacíos…"


a veces revisamos la bandeja de entrada porque vemos que esta repleta y encontramos cosas que nos sirven para nuestro diario vivir lo que leeras a continuacion es un foward que me envio mi tia maria y me sirvio para comprender muchas cosas que quizas por yo estar tan perturbada no entiendo con facilidad la verdad es que me conforto muchisimo por eso decidi dejarlo aqui y compartirlo contigo que talvez lo necesitas tanto como yo.

"Nunca estamos vacíos… si amamos, es porque nos amaron."

Una de las cosas para la que no fuimos creados fue para perder.

Perder siempre causa dolor, aunque la mayoría de las veces sin perdida no hay ganancia.

Al perder seres que amamos generalmente nos concentramos en que lo perdimos. Que perdimos su presencia, su atención, sus palabras, sus gestos…

Cuan equivocados estamos ante tal situación. Porque si creemos así afirmamos que quien se fue no nos dio nada.

Quedamos tristes, es verdad, pero nunca vacíos…

Porque entonces donde queda el amor, las caricias, las palabras, los buenos momentos, y porque no también los momentos de dificultad, cuando salíamos airosos por que ese ser que amamos siempre estuvo a nuestro lado.

Quedamos llenos de su amor, sus caricias, sus palabras que nos seguirán retumbando en nuestras cabezas, como una guía para nuestra vida diaria, sus consejos diarios para que nos vaya bien en la vida, no porque no cometió errores, sino porque los cometió primero que nosotros y siguió adelante…

Si decimos que no tenemos nada es porque lo que nos dio lo borramos de nuestras vidas, de nuestras mentes, paseándonos por la vida como si lo que vivimos juntos nunca fue, o no tuvo importancia.

Carl Jung escribio: Existen tantas noches como días, y cada una dura lo mismo que el día que viene después. Hasta la vida más feliz no se puede medir sin unos momentos de oscuridad, y la palabra "feliz" perdería todo sentido si no estuviese equilibrado por la tristeza.
Normalmente cuando las personas están tristes, no hacen nada. Se limitan a llorar. Pero cuando su tristeza se convierte en indignación, son capaces de hacer cambiar las cosas (Malcolm X)
Y entonces, ¿qué hacemos con todo lo que quien amamos nos dio? Olvidarlo? Nunca. Negarlo? Seria una herejía.
Entonces vivamos el amor que recibimos, mostrando al mundo que su estadía junto a nosotros dio frutos al cien por ciento. Que seremos mejores seres humanos, mejores amigos, mejores hermanos, mejores compañeros de trabajo, y así el mundo entero sabrá que quien me amo, me amo de verdad.
Su vida sembró en mi amor, comprensión, paz, unión, lealtad…
Si hago lo contrario, si no hago que los que me rodean sean mejores personas, entonces su vida junto a mi no valió la pena…